miércoles, 21 de abril de 2010

La penitencia y la retribución no son los mismos.

Crecí en un ambiente evangélico y creo que debido a esto forme una idea en la cual la penitencia, practicada en el catolicismo antiguo, se interpretaba como retribución al cambio del cual se obtenía el perdón. Es decir la penitencia me daba el perdón, como si fuera una transacción financiera. Hoy me tope con el siguiente párrafo de un sermón por el Papa Benedicto XVI. (Via TheAnchoress) [inglés].

Penitencia es gracia; es gracia el reconocer nuestro pecado, es gracia el conocer que necesitamos renovación, cambio, la transformación de nuestro ser. Penitencia, la habilidad de hacer penitencia, es un regalo de gracia. Y debo decir que nosotros los Cristianos, aun en tiempos recientes, hemos evitado la palabra penitencia, nos ha parecido muy brusca. Ahora, bajo los ataques del mundo que habla de nuestros pecados, podemos ver que el hacer penitencia es gracia. Y vemos que es necesario hacer penitencia, es decir, reconocer que es lo que esta malo en nuestra vida, abrirnos al perdón, prepararnos para el perdón, y permitirnos ser transformados.
Que pensamiento tan interesante…la penitencia no es la adquisición del perdón por nuestras obras, no. De acuerdo al mensaje del Papa, la penitencia es acercarnos a Dios en humillación buscando recibir su perdón. No que esta sea necesaria como requisito, sino una muestra de nuestra actitud. Hmmm. Mucho que pensar.

1 comentario:

  1. no se pero me pareces una persona muy ignorante con todo tu conservadurismo y con tus ideales tan cerrados,piensa un poco con la cabeza y abre la mente que estamos en el siglo XXI!!!

    ResponderEliminar